• Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

La comedia y otros demonios de La película de Ana

Entrevista a Daniel Díaz Torres
Fuente: sitio web de EICTV
12/12/2012


La_pelicula_de_Ana¡Por fin una comedia, y una inteligente, crítica con la sociedad!, habrá dicho el público cubano, que tampoco huye de otros géneros, pero sabe apreciar muy bien este, que lo acompaña desde que el cine es cine en la Isla.

Así es, el director cubano Daniel Díaz Torres nos entrega una comedia, La película de Ana, con todo lo que exige la buena ejecución del género en Cuba: la ironía social de la que Tomás Gutiérrez Alea fue un maestro; rejuego formal, como en aquellos filmes de Juan Carlos Tabío. Y unos protagonistas más bien serios que enfrentan situaciones entre lo trágico y lo hilarante, como la vida misma; esto último, por cierto, Daniel Díaz Torres lo conoce sobradamente, y cintas suyas como Alicia en el pueblo Maravillas son un ejemplo lúcido.

La cinematografía cubana está ligada al cine de autor, incluso en las declaraciones fundacionales del ICAIC, en 1959, así que proyecta qué será y deberá ser el porvenir del séptimo arte cubano. ¿Qué espacio ocupan la comedia y otros géneros dentro de este mapa?

Lo importante es que coexistan cine de género, autoral, de muchos tipos. Sería terrible si empezáramos a uniformarnos y a decir, como alguien pensó, que el cine cubano es político-social. Es bueno que exista una película de zombis como ahora, que a alguien se le ocurra hacer un policíaco, continuar una comedia. Yo creo que en un momento entró (y la palabra que utilizo es) la bobería de decir que porque a cineastas cubanos (pienso en Tabío, en Rolando Díaz, en Chijona, Colina) les haya interesado entrar en el género de la comedia, estaban devaluados.

El drama de por sí era más importante que una comedia. Entonces, uno empieza a olvidar a Chaplin, a Buster Keaton, a los grandes comediantes; a algunas de las películas que prefiero (pienso en Amarcord de Fellini, que es extraordinaria y es una comedia); al director serbio Emir Kusturica; olvidamos a los grandes del cine que han hecho comedia. Lo importante es que quede bien la película, que haya un nivel de autenticidad en los caracteres, en la manera en que uno trabaja la puesta en escena. Tratamos de que La película de Ana sea una comedia con un valor humano, que los personajes sean creíbles. Porque aunque estamos dentro del género, uno está abordando cosas que tienen que ver con la vida y pueden hacer pensar. No es lo primero que uno tiene en cuenta en una película: que haga pensar, pero uno aspira a que todos esos valores estén interrelacionados y surjan a medida que se desarrolla la trama.

¿Por qué se llama La película de...?

Tiene que ver con el sentido mismo y más profundo de la historia. La película de Ana es la película que ella está haciendo inicialmente como una especie de farsa que no quiere que se devele ante los demás. Después ella termina encontrando elementos auténticos que tienen que ver con su vida, con su entorno, con su propia realidad. Y por lo tanto, cuando termina nuestra película, empezará otra película que es la que ella probablemente haga y allí probablemente se exprese más auténticamente. Yo diría que es que ella hace en la película un itinerario creativo.

Todo esto te lo estoy diciendo y no tengo ninguna reticencia de decir que es una comedia, y para mí la comedia no tiene ningún elemento de superficialidad. Cuando se dice "es una comedia", hay quien piensa que la visión es superficial, externa. La película, creo, gana con esto. Me parece que una gran comedia es dificilísima de hacer.

Un buen número de sus filmes llevan nombres de mujer, y creo que excepto Hacerse el sueco, el resto de su protagonistas son mujeres…

No es que no haya personajes masculinos extraordinarios, por supuesto; pero me siento más atraído por los conflictos que enfrenta dentro de nuestra sociedad una mujer; y hago películas dentro de Cuba. Un personaje femenino se ve abocado a resistir con mayor intensidad problemas que la propia sociedad hace más factibles para que los pueda enfrentar un hombre. En La película de Ana, lo que tiene que hacer para defenderse, para sobrevivir la protagonista, esta actriz que siente que está pasando su gran momento por la propia edad, la forma que tiene de luchar, eso, en un hombre sería menos dramático. En un hombre podría ser hasta un poco ridículo. En una mujer como la que interpreta Laura, tiene verosimilitud. Y me sucedió igual en otras películas; pienso en Lisanka, en Alicia…, en Otra mujer, Camino al Edén.

Siempre me parece que cuando uno aborda un personaje femenino y trata de ubicarlo en circunstancias complejas, es más atrayente; aunque la historia de La película de Ana no se desarrolla ahora mismo, no queremos que sea en 2012. Es una historia que tiene absoluta validez actual, pero la estamos situando en unos imprecisos mediados de los 2000 sin buscar que eso sea un elemento definitorio, porque queremos que tenga cierta atemporalidad.

La película de Ana está basada en hechos reales, dice así al comienzo del material.

El guion está libremente inspirado en una situación real. Es una idea original de la actriz Tamara Morales. Desde hace como cinco o seis años estábamos dándole vueltas y terminó cuajando en el concepto que ya manejamos de cuál sería el estilo que tendía la película.

Aunque la historia no se desarrolla ahora mismo, no queremos que sea 2011 o 2012, tiene absoluta validez actual. Tiene que ver con el concepto de la prostitución, que no es solo un problema de intercambio sexual, como algunas veces lo manejamos. Tiene que ver con todas aquellas cosas que uno hace sin creerlas, para obtener solamente un beneficio material, sin verdaderamente sentirse auténtico.

La protagonista es una actriz con no mucha suerte, interpretada por Laura de la Uz. Y nos permite referirnos al propio oficio de lo que es actuar, que no es simplemente imitar a otra persona, o disfrazarse, como algunos pueden pensar. Todo lo que implica de entrega emocional, de entrega de verdades, de pasión, eso no tiene que ver con imitar solamente. A partir de una situación económica muy particular que tiene en su casa, con su familia, esta actriz se ve abocada a tener que confrontar algo que la va enredando cada vez más, y la va conduciendo por caminos y territorios que no esperaba. Y entrando en esos terrenos peligrosos, eso a su vez la hace crecerse de alguna forma. Como la coprotagonista de la historia, interpretada por Yuliet Cruz, cambia y se crece también. Una es un poco el alter ego de la otra.

 

Menú

Login Realizadores

Suscribese al Boletín

Portal en

logo_facebook

twitter_logo

 

Changula

Delefoco

Logo_Mi_Butaca_Vip

Ustream

Hotel Turrialba

 


www.cerounotv.com

01TV_televisor

Cine, TV, Internet, Producción y Festivales en Centroamérica

blank

fundacinegro-01

hivos_logo